martes, 23 de febrero de 2010

PostHeaderIcon Peronismo y Reformismo en la Universidad

Dos modelos enfrentados en el debate universitario
Aritz Recalde*





















En la historia reciente de las universidades argentinas coexisten diversas corrientes políticas y culturales que sostienen modelos opuestos de relacionar la educación superior con las necesidades nacionales. Dichas posiciones pueden sistematizarse en dos grandes perspectivas: la reformista y la nacionalista popular.


La génesis de la concepción reformista de la universidad se vincula a una interpretación parcial de las jornadas de Córdoba del año 1918, cuestionando y continuando algunos rasgos tradicionales de raíz liberal.


Reformistas en la historia
Su concepción política e institucional se centra en la importancia de establecer un gobierno universitario autónomo de la democracia de masas.
En nombre de la defensa de sus propios intereses, los miembros de la universidad pueden incluso enfrenarse directamente al sistema político mayoritario, justificando dictaduras. Así fue en 1930 y en 1955, cuando importantes sectores de la universidad reformista pidieron públicamente golpes de Estado reivindicando consignas ligadas a la autonomía universitaria. El gobierno tripartito tradicional (docentes, estudiantes y graduados) fue concedido en 1955 por Aramburu a los socios del golpe de Estado que intervinieron de manera violenta las universidades: PS y UCR.
En la tradición reformista existe una marcada distancia entre el desarrollo social, económico, cultural y político del país y los programas de la universidad. La universidad y el proyecto nacional van por carriles separados. La justificación es la supuesta existencia de una vanguardia cultural de clase media, capaz de proteger los ámbitos de producción del saber de las desviaciones del poder político externo a las casas de altos estudios.
En sus contenidos, y siguiendo su tradición liberal, reproduce los saberes europeos y norteamericanos. Por acción deliberada o por omisión, ignora la cultura nacional o la considera inferior. Privilegia las agendas de reflexión extranjeras, reproduce estos saberes, agudizando la separación entre la elaboración del conocimiento y los problemas nacionales. La Universidad de Buenos Aires (UBA) es una institución típica de esta tradición.

La concepción nacionalista popular (peronista)
Contrastando con esta concepción el peronismo sostiene que la universidad debe acompañar el modelo de desarrollo nacional. La preocupación por la autonomía y el cogobierno pasan así a un segundo plano. Las investigaciones, la extensión, la enseñanza o la transferencia se organizan teniendo en cuenta el proyecto nacional y las demandas regionales socialmente relevantes. Este modelo fue introducido por el gobierno del general Perón y continuado en los debates de las décadas del ´60 al ´70. Un modelo típico de dicha concepción fue la Universidad Obrera Nacional -actual UTN- inaugurada en octubre de 1953.

Universidad obrera
La Universidad Obrera Nacional se vinculó desde su origen al proyecto del gobierno que se propuso industrializar el país y establecer los derechos de los trabajadores. Con ese objetivo promovió el acceso a las aulas universitarias de los trabajadores y desarrolló carreras que se correspondan con la producción y la industria regional. Fue gobernada con la representación directa de los trabajadores afiliados a la CGT. Este modelo considera importante el conocimiento que no se produce en la universidad y es relevante para la sociedad. Por eso integra la problematización de la cultura local, regional y nacional en sus currículas. También promueve carreras y líneas de investigación no tradicionales, ligadas a las demandas de cada región y al proyecto nacional.

Desde el conurbano
La tradición del nacionalismo popular fue interrumpida con los golpes de Estado de 1955 y de 1976. Con la reapertura democrática de 1983 en las Universidades más tradicionales se consolidó el modelo reformista, retrotrayéndonos varias décadas en estos debates.
Sin embargo en los últimos años algunas de las nuevas universidades del conurbano, con mayores o menores desarrollos y aciertos, están recuperando los ejes del modelo del nacionalismo popular, con notables resultados en el incremento de las matrículas, el ingreso de los sectores populares y la promoción de nuevas carreras de grado y de posgrado que son estratégicas para el desarrollo del país.

*Aritz Recalde es Sociólogo y autor junto a Iciar Recalde del libro “Universidad y Liberación Nacional” Editorial Nuevos Tiempos, Buenos Aires, 2007.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Buscar este blog

Fans de ReVisión

ReVisión on Facebook

Seguidores

Mi lista de blogs

Revisión está en:

Luna Suburbana

Bloggers en Accion

Mas Blogs en: Luz de Almacén